La escritura es diseño | historia

Leer significaba recitar en voz alta o entre dientes. Durante siglos, la escritura y la lectura se enseñaban como actividades absolutamente separadas porque la escritura no implicaba necesariamente saber leer sino graficar a partir de lo oído. Un hito importante en el acercamiento entre ambas actividades fue la escuela palatina de Aquisgrán fundada por Carlomagno, que impulsó la renovación de la escritura occidental con la instauración oficial de la minúscula, la separación de palabras y el signo de puntuación y un sistema jerarquizado en el cual se indicaban las funciones del título, los titulillos, el prefacio, el explicit, mediante distintos recursos gráficos; además de pensarse por primera vez en un código bibliográfico. De esa incipiente cultura bibliográfica que coexiste largamente con la cultura oral, surge el calderón, un elemento guía que indicaba los distintos fragmentos en que se dividía la escritura, con funciones ‘cercanas’ a las que tiene hoy la gráfica de pantalla.

  1. frantv posted this